25 noviembre 2010

eÑe: sobre la visita a Cíclope, la consulta del oráculo con la bendición de la lluvia

De vuelta a casa. Garúa fina.

EL ORÁCULO DEL CÍCLOPE
He tenído que aprovechar el lapso de la llovízna, para cruzar Murcia de sur a norte. Lo hago siempre que necesito consultar con Cíclope y su esposa algo importante.
No es cierto que en Murcia no llueve, sería una maldición en la propia huerta de Europa.

Después de exponerle mis proyectos, siempre escucha con calma, me contestó su mujer de espaldas; ella no me miraba, atendía la emoción del timbre de mi voz..... ! El Gran Circo De Las Ideas Prodigiosas! Luego me invitaron a la cocina y me ofrecieron compartir la cena mientras disfrutábamos la intimidad de su casa, los niños revoloteando y riendo a carcajadas: !Pipas!!Pipas!

UN BUEN AUGURIO
Ya era tarde y no sabía como irme. Cuando visito a Cíclope y a su esposa me ocurre lo de "El ángel exterminador". De repente, escuché la señal inequívoca: había dejado de llover y debía aprovechar para volver al sur del sur, con la ropa seca.

Pero no me vine sin respuesta. Tras despedirme de Cíclope, su esposa me preparó una cesta de fruta fresca como para toda una semana. Un buen augurio y una demostración de confianza en mi.
Lo que si, es que me vine sin acordarme de pedirle que me prestara hilo y aguja para arreglar un descosío. La próxima vez será.
Publicar un comentario